Smart City y eficiencia energética
10 min lectura1 oct 2020

Smart City: la ciudad inteligente del futuro

Medio ambiente | Sostenibilidad

Ciudades inteligentes y sostenibles tanto económica y social como ambientalmente mediante eficiencia energética y tecnologías innovadoras.

También disponible en: Català | English | Español

Las smart cities son las ciudades del futuro e incorporan sistemas innovadores que parecen sacados de una película de ficción futurista.

En otras palabras, una ciudad inteligente se basa en un plan urbanístico sostenible cumpliendo las necesidades de sus ciudadanos centrándose en una economía, sociedad, operatividad y entorno sostenibles, mediante el uso de la tecnología más innovadora y las energías renovables.

A continuación, vamos a ver por qué motivos surgen, cómo funcionan y algunos ejemplos reales.

¿Cómo surge una Smart City?

Actualmente, mucha gente que vive en los pueblos emigra hacia las ciudades por el hecho que son lugares con muchas más oportunidades laborales, sociales y/o educativas. Naciones Unidas, en su informe de cambios demográficos, afirma que para el año 2050 el 70% de la población mundial vivirá en zona urbanas.

La sobrepoblación en las grandes ciudades del mundo y la desertificación en los pueblos son factores por los que las ciudades deberán adaptarse para poder garantizar una calidad de vida para todos sus habitantes. De hecho, la evolución desde 1984 hasta 2016 del crecimiento de grandes ciudades del mundo es increíble. Sin ir más lejos, Naciones Unidas presenta en su mismo informe que, en la actualidad, ya nos encontramos con problemas para garantizar vivienda e infraestructuras adecuadas para los urbanos de estas ciudades.

A la hora de crear o desarrollar una ciudad inteligente es importante tener presente su punto fuerte, es decir, una característica que la haga única y, consecuentemente, rica. También hay que tener en cuenta sus características físicas, como qué energías renovables son más valiosas según el clima de la ciudad.

Pero no sólo nos fijaremos en las particularidades físicas, sino también en las sociales. Al fin y al cabo, una ciudad no existe sin sus ciudadanos y, por este motivo, se debe tener en cuenta el tipo de sociedad que reside en cada ciudad en particular y cuáles son sus necesidades y comportamientos.

Subsistemas de una Smart City

Las ciudades inteligentes se pueden organizar mediante diferentes subsistemas que cubren las demandas educacionales, económicas, sociales, de movilidad y ambientales de la metrópoli:

  • Generación distribuida

El sistema de generación de electricidad que existe actualmente se basa en centrales eléctricas alejadas de los puntos de consumo que distribuyen la electricidad a las poblaciones.

En cambio, la generación distribuida ofrece la creación de energía eléctrica cerca de los puntos de consumo de la población. Esta electricidad sería generada mediante pequeñas fuentes de energía renovable como placas solares en viviendas, aerogeneradores aislados o coches eléctricos.

La generación distribuida aporta como ventaja ambiental principal la poca pérdida de electricidad en la red, puesto que supone un gran paso hacia adelante en comparación a la forma de distribución actual de dicha electricidad.

Hoy en día, la energía se produce en zonas alejadas de la población y durante su proceso de transporte se pierde una cantidad considerable de energía en la red. Por lo tanto, gracias a este subsistema desaparece por completo este problema.

Y, además, si vinculamos la generación distribuida con el vehículo eléctrico, en una ciudad inteligente este tipo de vehículos podrán entregar energía procedente de sus baterías a la red de suministro de electricidad, logrando así una mayor eficiencia energética.

  • eMobility o movilidad eléctrica

Es uno de los puntos que, como podéis imaginar, nos hace más ilusión explicar, ya que en Place to Plug luchamos por impulsar la movilidad eléctrica y sostenible y siempre hemos defendido que el vehículo eléctrico es el futuro. Y, una vez más, se demuestra que estamos en lo cierto considerando que uno de los subsistemas de la Smart City es la implementación del vehículo eléctrico con sus respectivos puntos de recarga.

La movilidad eléctrica tiene como función principal implantar una movilidad ecológica y 0 emisiones y, para hacerlo posible, este subsistema promueve el desarrollo de una amplia red de cargadores para vehículos eléctricos, tanto públicos como privados.

Pero esto no es todo, ya que el concepto eMobility también promueve la movilidad a pie, en transporte público y en bicicleta o patinete eléctricos.

Por ejemplo, en Dubái está en marcha el proyecto de la Sustainability City, donde no está permitida la circulación de coches de combustión y dispone de 250 estaciones de carga por toda la ciudad.

  • Smart Grids o redes de datos bidireccionales

Se trata de la gestión eficiente de la electricidad basada en unas redes inteligentes capaces de optimizar los procesos de generación y distribución de electricidad.

Estas redes contienen un flujo de energía bidireccional capaz de transmitir electricidad en ambos sentidos, aportando energía a los consumidores y recogiéndola de los mismos a través de una serie de datos, tanto para las empresas generadoras de electricidad como para los consumidores.

Este sistema está intrínsecamente relacionado con el vehículo eléctrico, ya que gracias al sistema Smart Grid, los VE pueden recargarse gracias a la red eléctrica y/o distribuir electricidad a dicha red eléctrica de forma bidireccional. Además, mediante este subsistema podemos recargar el vehículo durante los picos de demanda más bajos, para así poder disfrutar de una recarga más económica. ¡Eficiencia energética en estado puro!

  • Smart Metering o medición inteligente

Este subsistema se realiza gracias a los tele-contadores inteligentes que miden los gastos de agua, energía o gas que realiza cada usuario. Esta medida de consumo energético se realiza de forma remota, enviando información al usuario y a la operadora eléctrica.

Por una parte, el usuario puede saber cuánta energía consume en tiempo real y decidir en qué momento desea conectarse a la red. Por otra parte, la operadora eléctrica dispone de datos para poder medir el consumo de electricidad de los usuarios y así poder prevenir los picos de consumo y proporcionar una distribución equilibrada de la electricidad. ¿Eso qué significa? ¡Un adiós a las facturas estimadas!

Suez Smart Solutions, por ejemplo, presenta distintas soluciones de Smart Metering especializadas en la medida y gestión de gastos del agua. ON’connect es la solución creada por este grupo internacional para la telelectura masiva de contadores de agua, electricidad y gas.

  • Smart Buildings o edificios inteligentes

Los edificios y viviendas de las ciudades inteligentes son generadores de energía sostenible. ¿Qué significa exactamente? Que aparte de generar dicha energía, la aprovecharán de forma que sean edificios energéticamente autosuficientes. Es decir, no necesitarán abastecerse de energía que provenga del exterior gracias a sus propias energías renovables utilizadas, como la solar o la aerodinámica o bien mediante sistemas tecnológicos innovadores que permitan satisfacer las necesidades del edificio.

Se trata de construcciones muy estudiadas en base tanto a su orientación como a sus formas arquitectónicas para poder aprovechar al máximo la energía que nos proporciona la propia naturaleza. Y, además, este subsistema integra la domótica de forma que el usuario prácticamente no se tiene que preocupar de ningún funcionamiento del edificio.

  • Smart Sensors o redes de sensores inteligentes

Este subsistema engloba toda una serie de sensores repartidos por la ciudad que recopilan información en tiempo real, de forma que esos datos se transmiten a la nube y de la nube a diferentes aparatos electrónicos como smartphones u ordenadores. Gracias a esos datos detectados por los sensores se puede ahorrar una gran cantidad de energía y tiempo en múltiples aspectos de la vida cotidiana de los ciudadanos.

Por ejemplo, puede haber sensores para detectar plazas de aparcamiento libres, para conocer el estado de los contenedores de basura o para el alumbrado de la ciudad, de tal manera que suponen un importante ahorro de electricidad y tiempo a la hora de buscar aparcamiento, a la hora de recoger los residuos de los contenedores y a la hora de iluminar una calle por donde no estáa circulando ningún ciudadano.

  • Smart Citizen o ciudadano inteligente

Al final, quienes tienen el verdadero protagonismo de toda ciudad inteligente son los ciudadanos que viven en ellas. Así pues, este subsistema engloba todos aquellos ciudadanos que están de acuerdo con su funcionamiento y que colaboran activamente para que ésta se organice de la forma más sostenible y eficiente posible.

Por lo tanto, se trata de personas muy concienciadas de la evolución de las poblaciones, de la crisis climática y con una amplia capacidad de adaptación constante a nuevos cambios e innovaciones propuestas por la tecnología y con el afán de aplicar criterios de sostenibilidad en su día a día.

  • TIC

Y, como punto final, ¡no podían faltar las tecnologías de la información y la comunicación! Obviamente, la implantación de las TIC toma mucho peso en el funcionamiento de estas ciudades inteligentes, ya que son las tecnologías capaces de transmitir la información a los ciudadanos y a las entidades administrativas para poder obtener una gestión óptima y eficiente de la ciudad.

Smart Villages: pueblos inteligentes

Una alternativa para la despoblación de los pueblos rurales que vivimos desde hace años es el desarrollo de los pueblos inteligentes, basados en la innovación y la revitalización de los servicios rurales para poder garantizar una vida rural innovadora y cómoda.

Además, un concepto que suenan acorde con los pueblos inteligentes –además de apoyar de primera mano la sostenibilidad económica, social y ambiental– es la Agricultura 4.0. Este nuevo concepto aplica la tecnología a la agricultura mediante la instalación de una serie de sensores o drones para mejorar el trato de la agricultura, tales como el estado de la humedad de la tierra y la prevención de enfermedades de forma avanzada, entre otros.

Pues bien, los Smart Villages también pueden disponer de todos los subsistemas que conforman una Smart City (generación distribuida, eMobility, Smart Grids, Smart Metering, Smart Buildings, Smart Sensors y TIC) para proporcionar así nuevos empleos y oportunidades que, consecuentemente, logren formar la nueva población de las zonas rurales: nuevos Smart Citizens.

En Laponia (norte de Finlandia), por ejemplo, hay más renos que personas y puedes tardar hasta 16 horas de viaje para llegar a la capital, Helsinki. Para superar su lejanía, los habitantes de esta región han puesto en marcha una amplia gama de proyectos de energía renovable, banda ancha, enseñanza a distancia, atención social y actividades culturales.

Las zonas rurales, sin duda, ¡también forman parte de la solución!

🚙 ¿Y cómo participa Place to Plug al desarrollo de las ciudades del futuro?

Place to Plug forma parte del subsistema eMobility, gestionando los puntos de carga y ofreciendo la mejor experiencia de recarga para los conductores de vehículo eléctrico, sin dejar de evolucionar tecnológicamente para implantar sistemas acordes con el medio ambiente y así poder vivir en un mundo más sostenible.

Deja un comentario

Enviar