Movimiento Zero Waste
14 min lectura24 jul 2020

Primeros pasos para una vida “Zero Waste” y reducir residuos

Medio ambiente | Sostenibilidad

El movimiento Zero Waste (Cero Residuos o Basura Cero) es más que un estilo de vida. ¡Descubre cómo generar menos residuos con las 5R!

También disponible en: Català | English | Español

Vivimos en un mundo de usar y tirar, con rutinas estresantes y sin tiempo para relajarnos o plantearnos nada.

Tal como asegura el gran Victor Küppers, “vivimos en la queja continua, tenemos que parar y cambiar porque vamos como pollos sin cabeza”. Y así es, pero “¿y si todos tuviéramos 10 minutos cada día simplemente para parar, para pensar, para reflexionar, para ordenar ideas...?”

Pues eso es lo que nos gustaría que hicieras hoy, aquí y ahora. Tomarte estos 10 minutos para reflexionar, pero esta vez sobre tu basura. ¡¿Cómo que sobre la basura?! Sí, sí, como lo lees.

Generar residuos es habitual en nuestro día a día, ¿pero alguna vez nos hemos planteado cómo podemos intentar generar cada vez menos? Pregúntate qué es lo que más tiras a la basura, de qué materiales está hecho, si es realmente imprescindible para tu vida o si existen alternativas más sostenibles… ¡De eso trata el movimiento Zero Waste!

¿Qué es el movimiento Zero Waste?

Es un estilo de vida que aporta beneficios para el medio ambiente, la salud, la economía y el propio bienestar y promueve el hecho de generar menos residuos.

Bea Johnson y su familia, los precursores de este movimiento, empezaron en 2008 a adoptar una vida sostenible sin generar residuos, siguiendo la regla de las 5R: refuse, reduce, reuse, recycle & rot.

Rechazar (lo que no necesitamos), reducir (de lo que sí necesitamos), reutilizar (lo que consumimos), reciclar (lo que no podamos rechazar, reducir o reutilizar) y compostar el resto. Y la clave está en hacerlo en este orden, dejando el reciclaje y el compostaje como últimas opciones.

Según Bea “es una vida sencilla que permite dedicar más tiempo a lo que uno considera importante”, ya que “cuando vives con menos, tienes más tiempo para hacer lo que es importante para ti, y este estilo de vida se traduce en una rutina basada en el ser y no en el tener”.

Su libro “Zero Waste Home” se ha traducido a más de 20 idiomas y gente de todo el mundo sigue sus consejos y recomendaciones para cuidar de nuestro único hogar: nuestro planeta. “Gandhi dijo que la felicidad es cuando lo que piensas, dices y haces está en armonía, y yo creo que esto nos lo aporta vivir sin residuos”, asegura Bea Johnson.

Primeros pasos para empezar una vida Cero Residuos o Basura Cero

Los grandes cambios empiezan por pequeñas acciones, así que no te agobies pensando en aplicar todos estos consejos de golpe. Lo importante es proponerse hacer un pequeño esfuerzo y analizar qué es lo que está más a tu alcance para aportar tu granito de arena y generar menos residuos.

Una vez empieces (y hablamos con conocimiento de causa y por experiencia propia), ¡no podrás parar! Ya no serás tú quien debas proponerte nuevos retos, sino que será tu propio cuerpo y tu propia mente quienes te pedirán a gritos que lo hagas y que adoptes un estilo de vida residuo cero. ¡Prometido!

Di un adiós definitivo al plástico

¿Sabías que cada año se fabrican unos 100 millones de toneladas de plástico? ¿Y que desde 1950 ya se han fabricado más de 9 MIL millones de toneladas de plástico? Esto equivale, según Greenpeace, al peso de mil millones de elefantes. Podríamos seguir con cifras y ejemplos de forma interminable, pero preferimos ir al grano.

Ponte en situación: entras al supermercado y empiezas a comprar. Llenas la cesta y te das cuenta que prácticamente el 100% contiene plástico o está envuelto en ello. Levantas la cabeza y ves que todos los estantes están repletos de este material. Plástico, plástico, plástico y más plástico. ¡Basta!

Y dirás, ¿y cómo se supone que debemos reducirlo si todo está envasado en plástico? ¡Vamos allá! Las claves para generar menos residuos:

1. Kit para la compra

  • Compra cestas o bolsas de tela para la compra

Y di adiós a las bolsas de plástico de usar y tirar. Y aquí incluimos una bolsa de tela para el pan, como se hacía a la vieja usanza.

  • No compres fruta, carne ni pescado envasados

Ve a la frutería y coloca tus frutas y verduras en bolsitas de malla, ecológicas y reutilizables.

Ve a la carnicería y pide que no te envasen la carne en plástico, que lo hagan en papel.

Otra opción sería, por ejemplo, traer tus propios tuppers y que te coloquen la carne en ellos, ¡y de la misma forma con el pescado! A su vez estarás potenciando el comercio local :)

  • ¿Pasta, aceitunas, cereales, arroz, legumbres, frutos secos, galletas…?

Hay marcas como Barilla que han apostado por un packaging 100% reciclable de cartón de fibra virgen, obtenido de bosques gestionados de forma sostenible.

Y cada vez son más tiendas ecológicas las que se abren paso en nuestras calles y ofrecen productos a granel. Así también fomentarás el km0.

¡Importante! Todo aquello que no puedas comprar a granel, cómpralo en el envase más grande posible.

2. Conservación de alimentos

  • Las típicas bolsas de plástico de congelación… ¡Fuera!

Compra bolsas de silicona reutilizables. Son mucho más resistentes, podrás utilizarlas tantas veces como quieras y la gran mayoría tienen la ventaja que pueden lavarse en el lavavajillas :)

  • Sustituye el papel film de plástico y el papel de aluminio

Los envoltorios de cera de abeja son la alternativa actual sostenible y libre de tóxicos para envolver nuestros alimentos.

  • Utiliza tarros de cristal

Para pasta, arroz y legumbres, por ejemplo, y para otro tipo de alimentos puedes utilizar tuppers. Y si son fiambreras de vidrio mejor, no sólo para el medio ambiente sino para evitar que el plástico se impregne en la comida.

  • Vuelve a los portabocadillos reutilizables

Seguro que de pequeño/a tus padres te preparaban el bocadillo en una bolsita para la hora del patio.

¡Volvamos a lo vintage! La marca Boc’n’Roll ofrece un amplio abanico de modelos (muy molones) de portabocadillos reutilizables, pero si eres manitas también puedes hacerte el tuyo propio u optar por los de silicona reutilizables. Hay opciones para todos los gustos y colores :)

3. Salud, cosmética e higiene

  • Opta por productos de cosmética natural

Cada vez más aparecen en el mercado marcas muy potentes que apuestan por la sostenibilidad y que, además, ofrecen productos 100% naturales (libres de derivados del petróleo, siliconas, parabenos, etc.,) y libres de derivados plásticos.

Y si además están envasados en aluminio, vidrio o cartón, ¡hemos triunfado!

  • ¡Aposta por la cosmética sólida!

Es un paso que suele costar y dar cierto vértigo, pero la verdad es que vale muchísimo la pena pasarse a los jabones y champús sólidos.

Son aún más beneficiosos para nuestro cuerpo que los convencionales (y los hay que huelen de maravilla), duran un montón y suelen ir sin ningún tipo de envoltorio (como mucho de cartón). ¿Qué más se puede pedir? Si no os suena Lush Fresh Handmade Cosmetics, os invitamos a que le deis un vistazo…

  • Alternativas para tiritas, bastoncillos de las orejas, cepillos de dientes…

Sí, existen sus alternativas de bambú, ecológicas y naturales. Igual de eficaces, ¡pero cuidadosas para ti y el medio ambiente!

  • ¿Y qué pasa con la pasta de dientes?

Es un elemento totalmente imprescindible en nuestro día a día para cuidar nuestra salud bucodental. Ya hemos solucionado el problema de los cepillos de dientes de plástico pero, ¿y la pasta?

También está envuelta en plástico, pero marcas como Georganics han apostado por sacar al mercado un amplio abanico de productos naturales y ecológicos para el cuidado bucal y además están comprometidos a no utilizar ningún elemento plástico en sus envases.

  • ¿Desodorante de spray? ¡Hasta luego, Lucas!

Atrévete con el stick de piedra de alumbre, los desodorantes en roll-on en formato vidrio o los naturales en barra, ¡son increíbles! Y los hay que incluso protegen mucho más del sudor (y de forma natural) que los que venden en los supermercados. ¿Os suena de algo Ben&Anna? ¡Para nosotros fue un auténtico descubrimiento!

  • ¡Di adiós al agua embotellada!

Hoy en día existen un sinfín de opciones; desde instalar un filtro directamente en el grifo, comprar jarras de agua que filtran el agua, sistemas de osmosis…

No sólo contribuirás a reducir la generación de residuos sino que además evitarás ingerir 9.000 partículas de microplásticos en tu organismo al año. Y a la hora de viajar, trae siempre contigo una botella de vidrio o un termo con tu propia agua filtrada :)

  • Higiene íntima

¿Has pensado en la cantidad de compresas, salvaslips y tampones que utilizas para cuidar de tu higiene íntima? ¡Se calcula que una mujer llega a generar más de 6kg de basura al año!

Quienes han probado la copa menstrual dicen que es una maravilla, ¡pero es que también existen compresas de tela reutilizables y hasta bragas menstruales!

La marca Cocoro, por ejemplo, comercializa distintos tipos de bragas absorbentes tanto para el flujo vaginal como para la menstruación.

4. Hogar y limpieza

  • Sustituye el papel de cocina por paños de tela

Es importante cambiar el chip y rechazar todo aquello que sea de usar y tirar, incluido el papel de cocina, aunque no contenga plástico.

  • ¿Servilletas de papel? ¡Meeec! De tela, por favor

Sólo te aceptamos las de papel si tienes invitados en casa y te toca pasarte horas en la cocina. Eso sí, si son de papel reciclado, que incluso los venden en los supermercados, ¡aún mejor!

  • Digitalízate

Hasta ahora probablemente imprimías tus facturas, te entregaban la nómina en papel, etc., pero en el mundo en el que vivimos es absurdo seguir haciendo uso del papel pudiendo sacar provecho de las grandes ventajas de la digitalización.

  • Di adiós a los estropajos, esponjas y bayetas convencionales

¡Existen alternativas 100% biodegradables y sostenibles! Estropajos y esponjas de luffa o de esparto natural, cepillos de madera o de fibra de coco, bayetas compostables hechas de algodón y celulosa…

  • Despídete de las bolsas de basura de plástico de toda la vida

Prueba las compostables o biodegradables. Por Internet encontrarás un sinfín de marcas.

Y no te olvides de comprar bolsas biodegradables para las caquitas de tu mascota. Cuidado con las que llevan el aditivo EPI, porque te las venden como ecológicas y biodegradables y no dejan de contener plástico. Opta por las que son de almidón de maíz :)

  • Productos de limpieza: suavizante, detergente, quitagrasas…

¡Ya existen sus alternativas ecológicas! Si vives en una ciudad seguro que hay alguna tienda que probablemente desconozcas y que ofrezca este tipo de productos y, además, ¡a granel!

¿Sabías que el vinagre blanco y el bicarbonato de sodio son muy eficaces para la limpieza del hogar?

Seguramente sí, pero nos gustaría hacerte un verdadero descubrimiento: ¡las nueces de lavado! Literalmente son unas nueces naturales que sirven como detergente natural gracias a la saponina que contienen. ¡Corroboramos que son 100% efectivas!

  • Por si eres un amante de la organización

Opta por comprar cestas de ropa o de tela en lugar de cajas de plástico. Te ayudarán a organizar igual tu hogar y además te servirán para darle un toque decorativo. Y si necesitas perchas nuevas, cómpralas de madera.

  • Juguetes

¿Para nuestro hijo/a, para regalar a algún amigo o juegos de mesa para tener en casa? Genial, ¡pero que no contengan plástico! Los de madera son sostenibles y nada perjudiciales para la salud de los niños.

  • Para Zero Wasters profesionales

No olvides utilizar pilas recargables en lugar de pilas desechables.

Y oye, que si tienes una comilona con los amigos y os queréis ahorrar faena de limpiar platos, vasos y cubiertos… ¡no olvides optar por los de cartón! Y como seguramente también caerá algún mojito o gintonic, tampoco olvides comprar pajitas de papel o de bambú, que son 100% sostenibles :) ¿Y los cubiertos? De bambú o de acero inoxidable.

En definitiva, ¿os acordáis de la frase “no es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia”? ¡Pues resume a la perfección este movimiento!

Para ir más allá y adoptar un estilo de vida 100% Cero Residuos

Sí, nos habéis pillado. Es prácticamente imposible erradicar al 100% la generación de residuos. Pero el movimiento Zero Waste trata de adoptar una nueva forma de vivir que intente evitar a rajatabla el consumismo excesivo y así empezar a generar menos residuos. Así pues, si realmente quieres intentar aplicar un verdadero estilo de vida residuo cero, deberás poner en práctica las 5R.

1. Refuse (rechazar)

Es un proceso mental complicado ya que implica decir no a todo lo que no necesitamos, y precisamente en la sociedad en la que vivimos impera el consumismo y la creación de productos para generar necesidades en lugar de satisfacerlas.

Pero es un primer gran paso para dejar de formar parte de esta rueda llamada capitalismo.

2. Reduce (reducir)

Otro principio básico de esta filosofía de vida es reducir todo aquello que tenemos a nuestro alrededor. No se trata de coger y tirar la casa por la ventana literalmente y deshacernos de todo lo que tenemos, sino plantearnos si el uso que le damos a los objetos que tenemos vale la pena.

Un ejemplo: en casa necesitamos hielo, ya sea para calmar una posible herida o para tomar una bebida refrescante, pero en lugar de comprar de forma recurrente bolsas de hielo en el supermercado, quizá podríamos comprar un molde para hacer nuestro propio hielo. ¡0 desperdicios!

3. Reuse (reutilizar)

Con los consejos mencionados anteriormente estaríamos aplicando esta regla más que bien. Y si queremos ir más allá, ¿por qué no comprar ropa de segunda mano? O si tenemos ropa que se nos ha quedado vieja y ya no queremos, ¿por qué no la vendemos o la entregamos a Cáritas?

¿Por qué no darles una segunda vida a los muebles decorándolos con vinilo en lugar de comprar unos nuevos? Y si queremos leer un libro en concreto, ¿por qué comprarlo si podemos conseguirlo en la biblioteca si sólo vamos a leerlo una vez? ¡Parecen tonterías, pero todo cuenta!

4. Recycle (reciclar)

Es de las últimas reglas que debemos intentar aplicar, pero si no hay más remedio, no olvidemos que reciclar es de vital importancia. Y no me vengas con el cuento de que no tienes espacio, ¿eh? Una papelera pequeñita en el baño, por muy pequeño que sea, ¡cabe!

Y ahora sí que ya no hay excusa, porque existen cubos de basura de todo tipo con distintos compartimentos para poder reciclar, ¡e incluso los hay que parecen zapateros!

5. Rot (compostar)

Evitar desperdiciar comida no es tan difícil: comprando de forma semanal en lugar de mensual ayudará a planificar tus comidas y comprar de forma más realista y responsable acorde a lo que realmente necesitas. Y lo que esté a punto de caducar y no te dé tiempo a cocinarlo, ¡al congelador! En bolsitas de silicona, eh ;)

Y lo que realmente no puedas aprovechar, prueba de compostarlo. Para ello te hará falta una compostadora, que requiere espacio y tiempo. ¡Pero todo es proponérselo!

Generar menos residuos está al alcance de todos y cada uno de nosotros, y ni de lejos es algo tan complicado como puede parecer a priori, pero requiere un cambio de mentalidad. ¿Te sumas a un estilo de vida residuo cero?

💙¿Y cómo puede Place to Plug contribuir a disminuir la generación de residuos?

Animándote a que, a pesar de las adversidades, apuestes por el vehículo eléctrico, y para ello ofrecemos una solución de principio a fin para toda la industria de recarga del VE, ya seas un conductor de VE, un negocio, institución u operador. ¡Juntos lograremos el cambio que el planeta necesita!

Deja un comentario

Enviar