null
10 min lectura1 mar 2021

Interoperabilidad: el impulso a la movilidad eléctrica

Nuestro rincón | Place to Plug | Vehículo eléctrico

La interoperabilidad es la implementación de estándares de comunicación como el protocolo OCPI para la recarga del vehículo eléctrico.

También disponible en: Català | English | Español

La interoperabilidad, también conocida como itinerancia o eRoaming, es la estandarización de protocolos de comunicación abiertos como OCPI (Open Charge Point Interface) en la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos que permite el intercambio de datos entre los diferentes actores que participan en el proceso de recarga, es decir, entre:

  • eMSP (e-Mobility Service Provider): proveedores de servicios de movilidad eléctrica, que tienen como clientes a los conductores de vehículo eléctrico, y

  • CPO (Charge Point Operator): operadores de puntos de recarga, que gestionan dichos puntos o estaciones de recarga

Dicha interoperabilidad viene impuesta por la propia Comisión Europea en la Directiva de Infraestructuras para Combustibles Alternativos. No obstante, a pesar de que “la Comisión confió en 2010 un mandato (M468) a los organismos europeos de normalización para que emitieran nuevas normas o revisaran las existentes con el fin de garantizar la interoperabilidad y la conectividad entre el punto de suministro de electricidad y el cargador del vehículo eléctrico”, finalmente no se llegó a un consenso para elegir una interfaz o protocolo estándar, por lo que es necesario hallar una solución interoperable para la UE plasmada en una normativa específica.

El protocolo OCPI, de código abierto, proporciona escalabilidad, seguridad y simplicidad en los procesos de recarga y resulta uno de los protocolos más idóneos para ser adoptado como norma para la itinerancia eléctrica (eRoaming) en la Unión Europea.

En definitiva, la interoperabilidad permite que un mismo punto, estación o red de recarga sea operado por múltiples eMSPs, independientemente de cuál sea su operador “original”, y utilizado por cualquier usuario proveniente de cualquier país o región.

Uy, uy, seguro que estarás pensando… ¡pero qué técnico suena todo esto! Nada más lejos de la realidad:

¿Qué significa la falta de interoperabilidad?

Veamos, ¿cuál es el problema actual? La falta de interoperabilidad. Vale, ¿pero eso qué significa exactamente? Pues bien, ahora mismo la gran mayoría de operadores y propietarios de puntos de recarga quieren llevarse una parte del pastel y hacen que sea obligatorio pasar de forma previa por su plataforma para poder utilizar su estación o punto de recarga.

Eso implica que muchos operadores, para permitirte utilizar su punto de carga, te obligan a firmar de forma previa un contrato: registrarte a su plataforma (con su consecuente aceptación de términos de uso y privacidad), haber añadido y/o comunicado tus datos de pago e incluso disponer de una tarjeta RFID para poder realizar la recarga.

Como conductor de vehículo eléctrico, imagínate cuántas aplicaciones (o incluso tarjetas de identificación RFID) deberías tener en tu Smartphone o en tu cartera para poder recargar tu coche. En resumen, algo para nada escalable y muy engorroso, ¿verdad?

Y si además le sumamos el hecho que otro de los principales obstáculos actuales es la falta de información en relación a:

  • Ubicación y disponibilidad de puntos de recarga en tiempo real

  • Tarifas y precio total de la recarga

Y si añadimos la poca transparencia de algunos modelos de negocio… Pues ahí lo tenemos. Todo esto se resume en un único gran problema: la falta de interoperabilidad o eRoaming.

¿Cuál es la solución? La implementación de la interoperabilidad

Pues bien, la interoperabilidad es la solución a esta problemática. Para hacernos una idea más clara, vendría a ser una especie de “roaming” (como el sistema de telefonía) pero trasladado al sector de la recarga del vehículo eléctrico para impulsar la movilidad eléctrica y el despliegue de una infraestructura de recarga potente.

Y lo ideal es que este sistema no se expanda sólo a nivel nacional, sino a nivel europeo y mundial con el fin de que la interoperabilidad sea efectiva y real.

Así pues, el eRoaming viene a ser la adecuación y estandarización de un sistema de gestión que englobe toda la infraestructura de recarga (todos los puntos y estaciones de recarga, sean del operador que sean y ubicados en cualquier país), para permitir al usuario final, es decir, al conductor de vehículo eléctrico, tanto la recarga (e incluso la reserva) como el pago de la misma en cualquier estación de carga, y de forma independiente al operador o propietario de dicha estación.

En otras palabras, se trata de crear (y unificar) una infraestructura de comunicación única en estándares de comunicación donde estén conectados todos los agentes de la industria del vehículo eléctrico y, consecuentemente, del sector energético.

En definitiva, el objetivo de la interoperabilidad es simplificar el proceso de carga, así como garantizar el acceso a la recarga de coches eléctricos a todos los usuarios con los principales objetivos de:

  • Aportar una experiencia de usuario óptima sin importar los operadores, los sistemas de carga o las fronteras

  • Facilitar información relevante en tiempo real en cuanto a ubicación, disponibilidad, precios y tarifas de las estaciones de carga

¿Qué aporta el eRoaming?

En términos prácticos significaría que, con una única aplicación o tarjeta, podrías hacer uso y conocer el estado en tiempo real de cualquier punto de carga asociado a la interoperabilidad, independientemente de su CPO o del eMSP que utilices, ya sea Place to Plug, New Motion, PlugSurfing, Electromaps, ChargeMap…

Así pues, el resultado final del eRoaming para los conductores de coche eléctrico es totalmente invisible durante su proceso de carga, pero les permite despreocuparse de quién es el propietario del punto y recargar su vehículo sin ningún tipo de dificultad añadida.

Y todo esto tomará cada vez más sentido, teniendo en cuenta que el futuro de la movilidad, especialmente urbana e interurbana, será que el parque automovilístico sea 100% electrificado, incluyendo a flotas de vehículos (como taxis), autobuses, coches particulares, motocicletas, patinetes, furgonetas, camiones…

¿Cómo estamos tan seguros? Porque la Comisión Europea calcula que en 2030 los vehículos eléctricos en circulación ascenderán a los 40 millones (frente a los 420.000 actuales). Así pues, para cumplir con los objetivos de descarbonización del transporte (recogidos en la Ley Europea del Clima), Europa deberá multiplicar por 13 los 213.000 puntos de carga públicos actuales de vehículos eléctricos para lograr la cifra propuesta (y necesaria) de tres millones de puntos instalados para 2030.

Al fin y al cabo, el eRoaming permitirá a los conductores de coche eléctrico eliminar, por fin, la conocida ansiedad de rango. El hecho de disponer de un mayor número de puntos de carga de distintos operadores y países proporcionará un mayor rango de kilómetros a recorrer por los usuarios.

Y, en última instancia, una vez implementada la interoperabilidad, conceptos como Smart Charging y Smart Grids o Vehicle to Grid tomarán aún más sentido para optimizar todavía más el uso de la red eléctrica.


¿Cuál es el futuro del eRoaming?

Según el estudio ‘Advancing eRoaming in Europe: Towards a Single “Language” for the European Charging Infrastructure’, el mercado europeo de vehículos eléctricos está creciendo de forma significativa, “pero la ausencia de protocolos y estándares de interoperabilidad adoptados para la recarga obstaculiza el desarrollo de los viajes transfronterizos de vehículos eléctricos: el «e-roaming»”.

Dicho estudio afirma que “la movilidad eléctrica puede considerarse un sistema complejo, con múltiples actores implicados e interrelacionados, incluidos los operadores de puntos de recarga, los proveedores de servicios de movilidad eléctrica y los centros de itinerancia”. Y así es, teniendo en cuenta que en un proceso de recarga intervienen:

  • El vehículo
  • El hardware y software de la estación
  • El pago y facturación de la carga
  • El operador de la estación
  • La potencia de la carga
  • La red eléctrica y el sistema de gestión energética

Así pues, según afirman, “la construcción de una infraestructura de recarga eficiente y fácil de usar requiere que todos ellos se comuniquen. Los desarrollos futuros previstos requerirán la comunicación entre aún más partes. Los protocolos son fundamentales para garantizar una comunicación eficaz entre todas las partes implicadas”.


Protocolo OCPI

De aquí nace la EVRoaming Foundation, fundada el 28 de mayo de 2020 y encargada de gestionar y mantener el protocolo OCPI (que empezó a desarrollarse en 2014) para asegurar su itinerancia, así como su libre disponibilidad y accesibilidad para cualquier conductor de vehículo eléctrico.

OCPI es un protocolo abierto e independiente que actúa como el lenguaje en el que se conectan y comunican los operadores y proveedores de servicios de recarga facilitando la interoperabilidad. Este protocolo se ha convertido ya en un estándar de código abierto (y de uso gratuito), puesto que está siendo desplegado e implementado por múltiples empresas y agentes.

Dicho protocolo proporciona escalabilidad y simplicidad en los procesos de recarga, ya que permite conectarse e intercambiar datos de forma sencilla a través de una misma API (interfaz de programación de aplicaciones).

“Simplificar, estandarizar y armonizar” es el slogan de OCPI cuya versión más reciente es la 2.2. y cuyas características son:

  • Asegura una itinerancia escalable y automatizada entre CPOs y eMSPs

  • Comparte información en tiempo real sobre los puntos de carga en cuanto a estados, precios y tarifas

  • Permite la reserva previa de un punto o estación de recarga

  • Soporta las recargas inteligentes (Smart Charging)

  • Permite la conciliación de transacciones y facturación entre CPOs y eMSPs

  • Autoriza la recarga a los vehículos eléctricos que quieran conectarse a cualquier punto de carga asociado a OCPI

¡Pero atención! OCPI es un protocolo de comunicación para la recarga del vehículo eléctrico, pero no es el único. También existen protocolos propietarios, como el utilizado por los Superchargers de Tesla, que no son equivalentes a estándares abiertos.

Soluciones actuales: Gireve y Hubject

Actualmente existen dos grandes plataformas interoperables. Gireve, fundada en 2013 y con presencia en más de 28 países, cuenta con una red de 106.000 puntos de carga abiertos a la itinerancia y con un total de 242 socios. Además, cuenta con potentes accionistas como Renault, DEMETER, EDF y ENEDIS, entre otros.

Desde junio de 2020, en Place to Plug nos hemos unido a Gireve para ofrecer a nuestros clientes y usuarios oportunidades de recarga en los más de 90.000 puntos de recarga conectados a Gireve en Europa. Y, por otro lado, los propietarios y operadores de puntos podrán gestionar sus estaciones mediante Connect, nuestra plataforma de gestión que proporciona interoperabilidad y múltiples características avanzadas.

Por su parte, Hubject, fundada en 2012, es también una plataforma de eRoaming. Cuenta con una red de más de 250.000 puntos de recarga en todo el mundo y entre sus principales accionistas se encuentran marcas como el Grupo Volkswagen, BMW y Porsche.

Tal y como afirman, la interoperabilidad “es la puerta de entrada al mundo de la movilidad eléctrica para los fabricantes de automóviles y los proveedores de energía, las empresas de telecomunicaciones y los proveedores de transporte”, ¡y no podemos estar más de acuerdo!

Ambas empresas no operan de forma directa ningún punto de recarga, sino que son agregadores que ofrecen una plataforma B2B (de empresa a empresa) para unificar todos aquellos actores que forman parte del proceso de recarga: unir a los CPO y a los eMSP.

Así pues, la conexión a ambas plataformas permite tanto a los operadores y propietarios de puntos de recarga (CPO) y a los proveedores de servicios de movilidad eléctrica (eMSP) ofrecer sus estaciones a nuevos usuarios.

💙🔌 ¿Cómo contribuye Place to Plug en la implementación de la interoperabilidad?

En Place to Plug estamos desarrollando Nexus, nuestra propia plataforma de interoperabilidad utilizando los principales protocolos actuales, que se complementa con los múltiples servicios que ofrecemos para todos los actores de la industria de la recarga del vehículo eléctrico, ofreciendo así una solución todo-en-uno:

Deja un comentario

Enviar